El profesor Suzuki: ¿nace o se hace?

Ayer día del Pilar, 12 de Octubre, fue un día de celebración. Y diréis: “¡claro!: Fiesta Nacional”. Pues si, efectivamente. Pero para mi tiene un plus de celebración y es que ayer hizo cinco años que realicé la prueba de acceso para acceder a la formación como profesora Suzuki de Viola. En cinco años soy nivel 3 de Viola, nivel 2 de Violín y nivel 2 de Suzuki Estimulación musical Temprana. Y os preguntaréis: “¿Niveles, qué es eso?”. 

Bueno, para explicaros esto, primero os diré que la Metodología Suzuki es una formación pedagógica que lleva transmitiéndose por más de 50 años en la mayor parte de los países occidentales de profesor a profesor. Los “Teacher Trainers” son profesores Suzuki que tienen una trayectoria de, al menos, 10 años de docencia enseñando la Metodología Suzuki a niños y niñas de todas las edades. Son personas que han alcanzado tal nivel de experiencia que pueden formarse para llegar a ser “profesor de profesores”; es decir, formar a profesores -como yo- cuyas inquietudes pedagógicas nos han llevado a seguir este camino dentro de la docencia. 

Una de las características de la metodología es que todos los alumnos que aprenden un instrumento (desde los 3 años, que ya pueden comenzar a aprenderlo) comparten el aprendizaje de las mismas piezas a lo largo de su trayectoria instrumental. Estas se encuentran reunidas en 9 volúmenes (en el caso de la viola) y 10 volúmenes (en el caso del violín). Para que los profesores que nos formamos en esta metodología podamos transmitir los conocimientos técnicos y musicales a nuestros alumnos (entre otras cosas) realizamos formaciones que tienen una duración de entre 100 y 120 horas presenciales. 

Aprenderse los puntos de enseñanza principales de las obras y las piezas de 9 ó 10 volúmenes en solo 100 ó 120 horas resulta totalmente imposible, por este motivo, la formación se divide en niveles. Por ejemplo en Viola, en el nivel 1 se adquieren tanto los conocimientos para poder impartir la iniciación al instrumento, como el libro 1. En el nivel 2, los volúmenes 2 y 3. Para el nivel 3, volúmenes 4 y 5… y así hasta el volumen 9 (total, 5 niveles). Al finalizar cada nivel, los profesores recibimos un certificado de la Asociación Europea del Método Suzuki (European Suzuki Association, ESA) que nos valida para poder impartir cada uno de los volúmenes conforme a nuestro nivel.

Como veis ser profesor Suzuki va más allá de ser instrumentista. El profesor Suzuki nace, porque posee una vocación que le empuja a querer seguir el camino de la docencia pero también se hace, porque requiere de una formación pedagógica específica en la que no solo nos forman para enseñar la técnica instrumental. En cada nivel nos transmiten los valores que nos caracteriza a los profesores Suzuki: respetar los ritmos de aprendizaje de los niños, fomentar un lenguaje positivo que ayude a nuestros alumnos a adquirir las habilidades instrumentales, dar apoyo y ayuda a los padres mediante la labor de la educación de padres, concienciar del papel importante de los padres en el proceso de aprendizaje. Dar importancia al hecho de comenzar lo más pronto posible, para que el niño aprenda la satisfacción que produce realizar una actividad con éxito, antes de dar el paso hacia la adquisición de la siguiente habilidad. Reconocer sus éxitos como grandes metas a las que han llegado con esfuerzo, constancia y dedicación. Estimular en ellos la sensación de éxito como parte de su aprendizaje, y como no: confiar, sin renunciar a que tarde o temprano el niño podrá desarrollar sus habilidades instrumentales.

A parte de todo esto, también aprendemos filosofía Suzuki mediante las lecturas de los libros que el propio Shinichi Suzuki escribió y en los que nos enseñan de donde partió su metodología y cómo fue desarrollándola poco a poco hasta llegar a ser reconocida mundialmente. Realizamos trabajos escritos sobre educación de padres, lenguaje positivo, psicología infantil, cómo evoluciona el aprendizaje instrumental en los niños…Damos clases de instrumento delante de nuestros formadores, para perfeccionar nuestra manera de dar clase y aprender de ellos y también observamos a otros profesores que ya poseen una larga carrera como docentes en la pedagogía con el Método Suzuki.   

Una formación en la que invertimos tiempo, energía y dinero, ya que no solo pagamos la formación (matricula, mensualidad, material) si no que, en la mayoría de los casos, viajamos a otra ciudad para poder recibir las clases (y eso conlleva muchos gastos). En el mejor de los casos, Madrid. Pero muchos compañeros han realizado sus niveles en países como Francia o Inglaterra, o -como en mi caso- Suiza, para realizar la formación como Profesora Suzuki de Estimulación musical Temprana con Dorothy Jones (profesora Suzuki y creadora del programa Suzuki Early Childhood Education, Suzuki Estimulación Temprana) 

Con este artículo pretendo dar a conocer un poco más la metodología Suzuki desde el punto de vista de la formación de profesores. Prestando especial importancia al hecho de que siga habiendo docentes interesados en formarse en esta metodología, que los profesores y familias que forman parte de este ámbito metodológico sigan aportando su granito de arena mediante el pago de la cuota de la Federación (¿por qué federarse?), que nos permite seguir formándonos; primero en nuestro país y segundo con profesores de la talla de Mysie Ferguson, Joane Martin, Koen Rens, Mary McCarthy, Maria Jesús Cano, Isabel Morei… entre otros. 

Estos 5 años han dado para mucho, pero sobre todo para poder disfrutar y aprender de todos mis alumnos Suzuki y de sus padres (su apoyo ha sido muy importante para mi). Mi intención, seguir formándome todo lo que pueda en los niveles de las especialidades que imparto y como no, continuar cumpliendo años como profesora Suzuki.  

 

Foto: primer encuentro de la formación de Viola, el 14-10-2012. Viola 1/16