Todos los niños pueden. Pero, ¿pueden todas las familias?

Hace tiempo escuché que, si bien, todos los niños pueden (refiriéndose a la famosa frase de Suzuki: "Todos los niños pueden aprender habilidades superiores") no todos los padres o familias podían. Esto venia a colación de que el método Suzuki es para todos los niños pero no para todas las familias.
Hoy he leído un artículo muy interesante que hablaba justamente de esto.

El problema principal de muchas familias que consideran una lucha tener que practicar en casa con los hijos es la falta de tiempo para ejercer esta tarea. No es que no puedan porque no saben cómo ayudarles, si no que la presión a la que se ven sometidos en su vida diaria (demasiadas horas laborales, presión de los jefes, problemas económicos, sacar una familia adelante, los deberes de la escuela de sus hijos...) les impide focalizar toda su atención y su energía en el momento de la práctica.

Considero, al igual que en el artículo, que este es el principal problema que existe en el método Suzuki.

Continúa exponiendo la idea de que hay un punto importante que delimita si las prácticas se convertirán en una lucha o que, por el contrario, se harán más llevaderas; es el hecho de considerar si la enseñanza de la música es una opción para la familia, o no. Si la respuesta es "si" y se opina que, llegado el caso, el niño podrá abandonar su educación musical, entonces será una lucha constante el tratar que el niño practique, con el poco tiempo del que se dispone. Porque el niño lo sabrá (sabe que no es algo realmente importante en casa), y si le preguntas si le gusta practicar y te contesta que no, (por lo general a los niños no les gusta practicar si eso supone que tienen que dejar de hacer otras cosas como pintar, jugar, ver la Tv, salir al parque...) entonces decidirás dejarlo porque a tu hijo no le gusta.

Si por el contrario la respuesta es "no" (que no es una actividad opcional) las prácticas serán más llevaderas. Si desde el principio se les explica a los niños que vamos a comenzar una actividad importante para ellos, y que una vez dé comienzo se continuará (porque queremos enseñarles el valor de la perseverancia, por ejemplo), entonces ambos pondréis más ímpetu, más energías y más presencia durante la práctica, aunque solo sean 5 minutos al día. (Considero que un niño es capaz de entender cualquier explicación que un padre le dé con cariño y respeto.)

La idea, en este aspecto, es que se entienda que: las matemáticas, no son una opción. La lengua, no es una opción. La educación física, no es una opción. Por lo tanto, ¿por qué a de ser, la música, una opción teniendo en cuenta que aporta tantos beneficios como cualquier otra materia obligatoria?

Para terminar, nos invita a que hagamos una lista acerca de las cosas que queremos que nuestros hijos aprenda a través de la música, por ejemplo: concentración, determinación, perseverancia, disfrute, confianza en sí mismo...Despues nos pide que nos preguntemos: "¿En que otras actividades puede aprender estas habilidades mi hijo?" Y si la música es la mejor actividad para aprenderlas, entonces la música es verdaderamente parte de su educación.

Personalmente opino que "todos los padres pueden" si entra en juego, también, un aspecto importante: saber establecer unas expectativas conformes al tiempo del que disponemos. Si sabemos que no vamos a disponer del tiempo suficiente para practicar todo lo que nos gustaría, entonces una buena opción será la de ser conscientes de que quizás nos lleve una semana más aprender la linea nueva de una canción. Y que por lo tanto haremos todo lo posible por mantener una actitud positiva y realista.