Suzuki Estimulación Temprana. Bebés de 0 a 3 años

“Suzuki Educación Temprana busca materializar el potencial a través de la participación activa y reactiva en el medio que rodea al niño, tanto antes como después del nacimiento. El objetivo, crear un entono para los niños, libre de presión, en el que puedan adquirir habilidades, un sentido de propósito en la vida, comprensión de la disciplina y apreciación de la belleza” (Dorothy Jones)

Dorothy Jones (profesora Suzuki de piano y Estimulación musical temprana) fue quien desarrollo la especialidad de Suzuki Estimulación musical Temprana. Siguiendo las bases del aprendizaje instrumental del método Suzuki, creó un currículo en el que el bebe aprende a desarrollar confianza en si mismo, imaginación, vocabulario, habilidades tempranas de matemáticas... y el disfrute y comprensión de la música. El programa pretende crear un ambiente libre de presión en la cual los niños desarrollan habilidades musicales y sociales. Durante estas clases semanales, los padres y el bebé aprenden juntos a través de un repertorio de canciones de cuna, cuentos, canciones infantiles con movimiento kinestésico y rimas. El uso de los instrumentos Orff, y otros elementos tanto musicales como de apoyo visual, ayudan a mejorar la experiencia de aprendizaje para el bebe.

Fotografía: Javier Vicario de Campos

Todos los niños pueden aprender

Los profesores Suzuki, sabemos que la capacidad se desarrolla con firmeza, de forma gradual y esperando a que una habilidad se adquiera antes de introducir la siguiente. Para ello es muy importante la participación de los padres en el proceso.

El dominio total de una habilidad asegurará el éxito para poder introducir la siguiente habilidad. Cada niño tiene su propio ritmo de aprendizaje y es fundamental que los padres sepan respetar y esperar a que el niño esté preparado, proporcionándole confianza y seguridad en su proceso de aprendizaje hasta que esté listo para avanzar.

Padres y profesores confiamos, sin renunciar a que tarde o temprano podrá desarrollar sus habilidades. Como todo padre sabe, su hijo aprenderá a hablar con fluidez su lengua materna, por lo tanto también sabe que su hijo podrá desarrollar otras habilidades.

La habilidad se desarrolla a una edad temprana

Los expertos hablan de una primera memoria, llamada de reconocimiento, que permite al bebé reaccionar a los olores o a los sonidos por recuerdo inconsciente. “Aún no tiene memoria a corto plazo, por lo que le es imposible recordar algo vivido con anterioridad”, afirma la psiconeuróloga Roser Colomé. A medida que van pasando sus primeras semanas de vida, el bebé observa actos de rutina que se repiten de manera constante, lo que empieza a desarrollar su memoria a corto plazo.

Es así que los bebés adquieren sus habilidades en las clases de estimulación temprana. El éxito produce más éxito y cuanto más pronto, un niño, aprenda la satisfacción que produce realizar una actividad con éxito antes podrá dar el siguiente paso hacia la adquisición de la siguiente habilidad.

Fotografía: Javier Vicario de Campos
Fotografía: Javier Vicario de Campos

El entorno fomenta el crecimiento

Cuando los padres, los profesores y los adultos que nos encontramos alrededor del niño formamos un entorno de solidaridad y compasión, observando sin juicios las necesidades de los niños.

Cuándo hacemos uso de un lenguaje que facilite la adquisición de habilidades en ellos, valorándoles el esfuerzo y lo mucho que han contribuido a satisfacer nuestra necesidad de desarrollo y cuidado de su educación.

Cuando reconocemos sus éxitos como grandes metas...

...Es entonces que el entorno se enriquece y se vuelve un espacio ideal para el crecimiento y desarrollo de sus habilidades.

Los niños aprenden los unos de los otros

Los niños cuando juegan con otros niños aprenden tambien de estos. Todos los niños utilizan sus sentidos para el aprendizaje y estos les invitan a imitar a sus compañeros (sobre todo si se trata de algo divertido).

Se identifican fácilmente con los niños que son un poco más mayores, creándose segmentos de enseñanza aprendizaje: los pequeños aprenden de los mayores habilidades que ellos ya pueden hacer, mientras que los mayores ejercen roles de educadores, acompañantes y cómplices en el juego con los más pequeños.

En las clases de estimulación musical temprana los niños y niñas adquieren habilidades todos juntos durante la misma sesión. Bebés recien nacidos y niños de 3 años aprenden a compartir y convivir nutriéndose los unos de los otros.

Fotografía: Javier Vicario de Campos
Fotografía: Javier Vicario de Campos

El éxito genera éxito

La adquisición de las nuevas habilidades en el niño y su futuro aprendizaje se producen cuando comprende que ha realizado de forma exitosa una acción.

La sensación de éxito es un gran estimulante para el aprendizaje.

Si el niño completa una acción con éxito querrá volver a completarla para experimentar sensación de logro una y otra vez.

Cuando esta situación se repite en el tiempo, el niño aprende a disfrutar de hacer las cosas con éxito. Su autoestima, entusiasmo y motivación aumentan.

El papel del padre es fundamental

Los padres son fuente de inspiración, de admiración pero, sobre todo, de aprendizaje.

Ellos son los encargados de enseñarles sus primeras palabras y con los que establecen sus cánones de seguridad y estabilidad emocional, vitales para la adquisición de nuevas habilidades y de su futuro aprendizaje.

En las clases de estimulación musical temprana los padres interacción con sus hijos en todo momento, lo que les hace ser más receptivos y sensibles a sus necesidades sociales, emocionales e intelectuales. Del mismo modo se produce un aumento de la confianza en sus habilidades parentales y de toma de decisiones al poder trabajar repetidamente patrones de comportamiento habitual que se producen en su hijo durante las clases.

El programa de estimulación musical temprana permite a los padres que desarrollen una paciencia a medida de su bebé, al proporcionarle el espacio y el tiempo necesario para que se pueda calmar y pueda regresar a un estado de tranquilidad.

Fotografía: Javier Vicario de Campos
Fotografía: Javier Vicario de Campos

El refuerzo positivo es esencial

Indicar que algo está “bien” o es “correcto” no es tan diferente a decir que está “mal” o es “incorrecto” ya que ambas no dejan de ser un juicio ante la acción que ha realizado.

Si expresamos lo que hemos observado, sentido, o necesitado en lugar de elogiar, contribuiremos a satisfacer las necesidades de los niños por tener una motivación intrínseca y de realizar una contribución al bienestar común.