Los juegos: creando vínculos de apego con los bebés.

Continuando con los artículos que hacen referencia a cómo crear vínculos de apego con los bebés, le toca el turno a los juegos. Antes de comenzar esta lectura, quizás quieras leer mi anterior artículo en el que hablábamos sobre los mimos (Si, quiero leerlo)

Los juegos son importantes en la vida de un niño. A través del juego llegan al mundo de los adultos, es decir, que para que el juego que se ha propuesto pueda realizarse, han de cumplirse unas normas de comportamiento que son importantes para su desarrollo. Por ejemplo, en la canción de “¿Dónde están las llaves?” que cantamos en las clase de SET, los bebés se pasan unas llaves de juguete los unos a los otros. Si un bebé decide que no quiere pasarlas, el juego se detiene y el resto de niños se quedan sin jugar y experimentar con ellas. Si el niño aprende que las llaves se pasan, entonces el juego continua, pero sobre todo lo que ha aprendo es a compartir un objeto con otro niño (aún deseando quedarse con ellas). De esta manera estamos enseñándole, a través del juego, normas de convivencia que, en un futuro, pondrá en marcha cuando interactúe con otros niños y, más tarde, con los adultos.

Los juegos que encontramos en las clases de Estimulación Musical Temprana se dividen en:

       1.- Juegos de falda en los que el adulto sostiene al niño sobre su regazo. Hay de dos tipos: 

  • Balanceo: “A serrín, a serrán” es un juego en el que se trabajan aspectos como la comunicación verbal, la atención, la confianza en el adulto, el equilibrio, el desarrollo muscular, así como el pulso interno de la canción (de ahí la importancia de balancear todos juntos al ritmo de la música).

  • De cabalgar: “Al caballito del Marqués”: Un juego muy divertido en el que, previamente a que empiece el juego de cabalgar, los niños se divierten diciendo alimentos que pueden comer los caballitos para luego poder incorporarlos a la canción y así hacer sus propias variantes. De este modo se despierta la imaginación, la improvisación, la creatividad, la participación en clase, la escucha, los recuerdos y sobre todo la complicidad con el padre o madre que ayudan a su hijo aportando aquello que más le gusta comer a su pequeño. Cuando llegamos a la parte que decimos: “que trota, que trota, que trota, que trota” el movimiento se hace más rápido y ahí empiezan las carcajadas, ya que es el punto en el que el niño juega a tratar de no perder el equilibrio y por lo tanto de no caerse. En este juego se desarrollan los siguientes aspectos: la rima (comprensión del texto), la confianza en el adulto, la expresión y comunicación verbal, la expectación por la llegada del movimiento rápido, la postura corporal para tratar de no perder el equilibrio, el tono muscular, el ritmo binario y ternario.

            2.- Juegos para Saltar y andar. Aguantarse de pie, mantener el equilibrio, impulsarse, flexionar las rodillas, iniciar el salto, descubrir la sensación de volar…son estímulos     necesarios de igual modo que es la de gatear o andar. 

  • “A la sillita la reina”: Un juego de balanceos en el aire en el que el bebé experimenta un movimiento generado por el adulto. La idea consiste en tratar de movernos todos en una misma dirección y al mismo ritmo de la música hasta llegar a la parte en que se dice de forma rimada “4 pelos se arrancó”. Acto seguido, se posa al niño en el suelo y después se le eleva hasta 4 veces (la altura que sea soportable para él). Con este ejercicio se inicia el aprendizaje al salto, la confianza en el adulto, descubrir la sensación de “volar” despegando los pies desde el suelo a lo más alto. (Algunas de las canciones que cantamos en las clases de SET se comienza cantando y se termina rimando. Otras solo son en formato de rima -Luna lunera o Wee Willie Wnky-. Las rimas favorecen el movimiento, proporcionando la comprensión y la adquisición del vocabulario.)

A muchos niños les produce una sensación de incomodidad y miedo elevarlos demasiado, por lo que es importante medir las fuerzas y valorar cuánta altura podemos tomar con cada uno de ellos. es muy probable que si al niño le ha gustado, nos pida más altura. Como siempre nos guiaremos por el sentido común y lo que observemos en el niño.

  • "Andar al ritmo del tambor piruleta". La segunda actividad de nuestras clases de SET consiste en caminar al ritmo del tambor (los bebés que todavía no caminen irán en brazos de sus padres). El objetivo principal no es otro que la escucha activa. A través de esta, sabremos si debemos caminar lento o rápido -según qué opción elijamos- (los bebés sujetan la baqueta del tambor, pero son guiados al golpearlo hasta que ellos mismos puedan desarrollar la habilidad de llevar el ritmo). Cuando dejemos de tocar el tambor, todo el mundo se quedará quieto. Es por esto que es importante que los adultos escuchen con atención y, de este modo, ofrecer a sus hijos un ejemplo para desarrollar la actividad con éxito. Otras habilidades que se se adquieren gracias a este juego son: la atención, la concentración, el aprendizaje a través de la observación, el equilibrio para detenerse en el momento justo, la memoria, la paciencia de esperar su turno.  

             3.- Juegos para esconder. Este tipo de juego es muy curioso para los niños ya que algo que está escondido, no existe. Sorprenderles sacando un objeto de un lugar que estaba escondido les supone desarrollar la capacidad de esperar para ver que cosa va a aparecer y también tratar de adivinar que objeto estaba escondido. En la canción de  "La Tarara” escondemos tanto objetos como la cara mediante el juego de “cucu” (juego que, por cierto, les encanta jugar una y otra vez). Una habilidad añadida es la de descubrir el color de los objetos escondidos, que pueden ser tanto huevos shakers como pañuelos. En los juegos de esconder se trabajan aspectos como la comunicación verbal, la ilusión y la magia por ver aparecer y desaparecer cosas, asociación de un sonido a la aparición de una imagen, memoria, imitación, tanteo para ver si se acierta.

A veces, para algunos niños tapar por completo la cara con sus manos o con las de los padres, puede asustarles. Se aconseja colocar las manos un poco alejadas de la cara o bien dejar los dedos de las manos ligeramente separados. 

             4.- Juegos danzados. Estos juegos son los que dan espacio al movimiento de todo el cuerpo, bien de forma guiada o bien de forma libre. 

  • Juegos en corro. "El patio de mi casa" y "al corro de la patata" son las dos canciones que incluimos en el programa de SET. Se tratan de juegos guiados que se realizan cogidos de la mano (adulto-niño-adulto-niño). Este juego presenta desafíos para los niños, como por ejemplo, el de no querer coger la mano del desconocido que tiene al lado contrario de su madre (ya sea adulto o niño). Cada cual tiene su ritmo y durante mucho tiempo, compañeros que comparten un tiempo determinado de clase con él, pueden seguir siendo personas en las que todavía no confía. Por lo tanto será un trabajo importante a desarrollar durante las sesiones semanales.

Los bebés que todavía no caminen irán en los brazos de los padres, de esta manera experimentarán la sensación de cabalgar siguiendo el pulso de la canción. 

En el patio de mi casa, todos nos agachamos cuando la canción dice “agachaté”. La primera vez supone levantarse rápidamente y la segunda quedarse sentado hasta el comienzo de la siguiente estrofa. Con esto se adquieren habilidades de agilidad (la primera vez) y de memoria (la segunda) ya que debemos recordar que nos quedaremos agachados. Otras acciones importantes son las de dar pasos que coincidan en la palabra “chocolate” y “molinillo” con un tempo lento y “corre, corre” cambiando la velocidad y correr tal y como dice la canción. 

Mientras, en el corro de la patata se encuentra la dificultad del salto. En la canción de a la sillita la reina (como ya explicamos anteriormente) se introduce a los niños en el mundo de los saltos y la sensación de “volar”; aquí los niños, a través de la observación y la imitación, podrán adquirir la habilidad de dar sus primeros saltos cuando decimos: ¡achupé, achupé! manteniendo el equilibrio, para después conscientemente, sentarse en el suelo tal y como dice la canción. 

En estas canciones se trabajan estos aspectos: coordinación de movimiento con los compañeros con los que estamos agarrados de la mano, orientación y disposición de corro, asociar las acciones corporales a lo que dice un texto, desplazamiento lateral, realizar movimientos como el de agacharse o saltar sin perder el equilibrio manteniendo la estabilidad corporal, pulsación rítmica. 

  • El corro de la Tia Mónica: es diferente a los anteriores ya que introduce una parte de movimiento dentro del corro y otro parados realizando una acción determinada. Es una canción estructurada con tres estrofas y un estribillo con lo cual se inicia a los niños en el aprendizaje de las formas musicales.  
  • Los juegos de pañuelos y shakers: proporcionan un ejercicio de movimiento libre, sin dirigir, pero que -gracias a la observación- les daremos a los niños ideas de qué movimientos realizar gracias a nuestro ejemplo. En esta actividad padres y niños pueden poner en marcha toda su creatividad y complicidad, tanto entre ellos como con el resto de compañeros. Los pañuelos dan la oportunidad de agitarlo ejercitando así la psicomotricidad gruesa y el control del cuerpo para no perder el equilibrio. Esconderse detrás de ellos y observar el mundo distorsionado por su color. Hacerlo volar y ver como cae tratando de recogerlo antes de que llegue al suelo. Iniciar al niño en el soplido haciendo que éste se mueva gracias a su impulso. 

Por otro lado, los huevos shakers nos facilitan seguir el ritmo de la música agitándolos o chocándolos contra los de otros compañeros. Una dificultad añadida es la de dejar de agitarlo en un momento en el que (el cantante) no está cantando si no hablando. Escuchando con atención podremos distinguir, cuándo deja de cantar para comenzar a hablar y cuándo comienza, de nuevo, a cantar para poder volver a agitar el huevo al ritmo de la música. Esto permite trabajar el autocontrol de querer seguir moviéndolo, la paciencia de esperar a que comience de nuevo la música, la escucha activa, la memoria.

 

 

Y hasta aquí los juegos que te ayudarán a crear vínculos de apego con tu hijo. Si te ha gustado y quieres saber más no te pierdas los próximos artículos. Cada semana, en nuestras clases de SET, trabajamos estos y otros aspectos. Anímate a participar, sin compromiso, en una de nuestras clases semanales y en nuestros talleres mensuales. (Si, quiero participar)

 

Etiquetas: Suzuki method Método Suzuki Suzuki Early Childhood Education SECE SET Suzuki Estimulación Temprana Música en Salamanca federacionespañolametodosuzuki Estimulación temprana Salamanca